tl_files/Clinica dr Santos/imagenes web/tratamientos_text.jpg

LA TERAPIA DE BIORRESONANCIA (TBR)

La regulación del cuerpo

El ser humano, como todos los seres, contiene gran cantidad de células, estas forman los tejidos los cuales, a su vez, forman los órganos, estos los sistemas y por fin, el conjunto de sistemas dan al ser vivo superior. Como es de suponer, los seres, para poder mantener los tres principios fundamentales: forma, función y reparación/reproducción, precisan de una comunicación permanente entre todas las células y tejidos del cuerpo. Esta sutil comunicación celular se basa en información electromagnética (fotones) de muy baja intensidad pero, por su precisión, enormemente efectiva. Es decir, con muy poco gasto de energía se obtienen unos efectos muy precisos e intensos.

Como ejemplo imaginemos una avenida con cinco carriles y cientos de coches desplazándose a gran velocidad por la misma. La fuerza necesaria para parar esa masa enorme puede pensarse que es mucha, pero si los conductores reciben una señal concreta: UN SEMÁFORO EN ROJO, basta con una cantidad de energía mínima, la de unos pocos vatios de las lámparas, para que toda esa cantidad enorme de masa en movimiento se regule y frene. ¡Una señal bien entendida por todos los automóviles!.

El principio de la biorresonancia

Este es el principio de la TBR: usando señales de baja intensidad procedentes del cuerpo - órganos, puntos de acupuntura u otros - ayudamos a que nuestro organismo pueda volver a “regular” y así, las funciones de los órganos y sistemas se puedan restablecer. Se trata, en muchas ocasiones, de información procedente del propio organismo y por lo tanto no es peligrosa y está carente de efectos secundarios.

La posibilidad de comprobar en los puntos de acupuntura que efecto tiene una acción determinada o un medicamento en nuestro organismo, supone de gran ayuda al poder evaluar la teórica eficacia de la aplicación en cuestión y poder hacer un seguimiento en el tiempo de los tratamientos e incluso de las dosis.

Los puntos de acupuntura, de los cuales podemos medir su resistencia eléctrica y con ello tener una información de su estado, representan también otro método de diagnóstico complementario al convencional que puede ser de gran ayuda ya que es posible ver alteraciones en puntos concretos, mucho antes que podamos observar cualquier cambio funcional, morfológico o en las analíticas. Por medio de este sistema el Dr. Santos Martín presentó un trabajo en Alemania sobre los cambios en ciertos puntos de acupuntura previos a las recidivas tumorales en pacientas con cáncer de mama. Hasta 6 meses antes de presentarse las recidivas ya era posible observar los cambios en las mediciones de puntos de acupuntura. Este hecho -que seguro requiere de experiencia – puede representar de gran ayuda en muchas patologías de presentación tórpida.

En ciertos momentos puede interesar tomar información del exterior para pasarla al cuerpo con finalidad de suprimir o debilitar una información patológica (alérgenos, metales pesados, medicamentos alopáticos etc.) que altera la comunicación normal. Los aparatos de biorresonancia disponen de un generador de frecuencias y si logramos generar, y para ello hay sistemas, una muestra de frecuencias similar a la del problema, podemos producir una onda especular a la misma y bloquear así, al menos temporalmente, dicha frecuencia patógena, dando ocasión a que el cuerpo se pueda recuperar. No será un efecto permanente, mientras no se quite la fuente del problema pero, en muchas ocasiones ya es suficiente para que el cuerpo pueda volver a regular y con esa ayuda superar un proceso de enfermedad devolviendo a las células unas condiciones mejores de funcionalidad, forma y reproducción.

¿Cómo se realiza la terapia de biorresonancia?

Para realizar las mediciones se precisa únicamente un tester de alta sensibilidad que mida, con electrodos adecuados, la resistencia de ciertos puntos de acupuntura. Para realizar dicha medición solo precisa dos electrodos y el aparato que muestra los resultados. Todo este sistema de medición se encuentra unido a un sistema informático, que es el que analiza los paquetes de frecuencias, procedentes del paciente, de las sustancias y cuando es preciso los une para ver las resultantes. Con los mismos electrodos y en los puntos de acupuntura se realizan los análisis de eficacia, con la ayuda del generador de frecuencias.

Para la realización de la terapia no se precisa nada más que la utilización de uno o varios electrodos en el cuerpo del paciente, el cual recibe las señales de baja intensidad sin que el perciba nada. La cantidad de terapias precisas depende de los problemas que tratamos.